Te cuento un cuentito:
«Un rabino acompaña a Dios para que le muestre el Cielo y el Infierno. Primero pasan por el infierno, donde se ve una mesa con una gran olla en el medio, con un aroma riquísimo; tan exquisito que hasta al mismo rabino le dio hambre. Sin embargo, las personas que estaban sentadas alrededor parecían famélicas, con la apariencia de no haber comido por muchísimo tiempo. El tema era que, para comer el delicioso guiso, tenían unas cucharas de mango tan largo que llegaban a la olla, pero luego no podían metérselas en la boca. Un infierno terrible tenerlo todo y no poder disfrutarlo. Al ir al Cielo, vio la misma escena y, sin embargo, las personas estaban saludables y felices. La diferencia era que en el Cielo habían aprendido a alimentarse los unos a los otros».
Enjoy it!
Silvia

2 respuestas a “Cielo e Infierno”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *